CONSTRUYENDO UNA
NUEVA CULTURA MATERIAL

Territorio & Biomateriales

Desde LABVA entendemos los biomateriales desde un punto de vista territorial. Observamos cuál es la abundancia natural que nos entrega el lugar que habitamos y los desechos antrópicos que generan cadenas productivas de escala local.

NUEVAS ECONOMÍAS CIRCULARES

Este principio trabajado desde los territorios, nos permite generar un ejercicio micropolítico a través de la biofabricación, donde el fin se concentra en creación de economías distribuidas y colaborativas para promover la autonomía, soberanía y empoderamiento de las comunidades locales. 


¿Cómo trabajamos desde nuestro territorio?

01

Zona Macro-Sur de Chile

Patrimonio natural
& su diversidad

Reconocemos en nuestro territorio una infinidad de mixturas. Ubicados a media hora del Océano Pacífico, rodeados de la densa Selva Valdiviana y a dos horas de la Cordillera de Los Andes, lugar donde se alzan poderosos volcanes y enormes lagos. Toda esta diversidad está representada en distintas escalas, y son la clave para comenzar escribir nuestra exploración biomaterial.

02

Valdivia & Comunidades

Consumo local &
residuos antrópicos

Bagazo proveniente de la industria artesanal cervecera, ceniza asociada a nuestros métodos de calefacción a leña, diversidad de conchas de miticultores artesanales. Estos son algunos ejemplos de residuos antrópicos que hemos reconocido en nuestra zona y que van cargando de identidad nuestra exploración material.

03

Cultura Ancestral

Reconocimiento de nuestra Cultura Ancestral

Las técnicas, los oficios, los conocimientos etnobotánicos, los valores para vincularse de manera consciente con nuestro territorio. Reconocer y valorizar estos procesos, nos permite cargar a nuestros biomateriales, una emocionalidad dándoles un sentido único y singular desde el origen donde provienen.

PALETA BIOMATERIAL NATIVA

Extraemos, Cocinamos,
Cultivamos

Estas tres perspectivas arman para nosotros la triada perfecta para la conformación de esta paleta biomaterial nativa y para llegar a este fin hemos definido tres procesos claves: la extracción de biopolímeros, la cocina y el cultivo de biomateriales.

TRAZABILIDAD MATEIRAL

Desde LABVA nos proponemos el desafío de biofabricar teniendo en cuenta la trazabilidad completa del biomaterial desde su inicio. Es decir, no sólo nos preocupamos de cómo el material se reincorporará en nuestro entorno, si no que también cómo ha sido fabricado, desde qué fuentes de extracción y bajó qué lógicas colaborativas con las industrias locales.

 

¿Cuáles son nuestros procesos?

01

Extraemos

Para evitar caer en los errores de la actual cultura material, la trazabilidad del biomaterial no solo debe ser posterior a su uso: Si es o no biodegradable. Si no que también previo: ¿Cómo se hizo? ¿De qué fuentes laborales? ¿De qué materia prima? Y para esto hemos vuelto a los métodos artesanales de extracción de biopolímeros, utilizando principios de la química verde para utilizarlo en nuestras recetas.

02

Cocinamos

Hecha la extracción de biopolímeros, integramos desechos antrópicos para crear formas tridimensionales. Esto sucede a través de reacciones químicas que ocurren por la mezcla de ciertos compuestos. De esta forma logramos resignificar aquellos residuos, y nos permitimos, a su vez, cuantificarlos en el proceso, conformando materialidades cargados de una identidad local.

03

Cultivamos

Somos un organismo más en este territorio y buscamos aprender a co-crear junto a otros organismos. Trabajamos en base a procesos de fermentación, tejiendo mano a mano con bacterias y levaduras para la generación de films de celulosa. Ademas trabajamos con hongos locales de nuestros bosques, propagándolos y aportándoles alimentos basados en desechos de procesos agro-industriales locales, que contengan celulosa y le permitan nutrirse, adoptando infinidad de formas.